INTERCAMBIO

HomeInicio
Intercambio (Inicio)
Información Programa
Convenios
Becas
Formularios
Redacción de Ensayos
Experiencias
Contacto

Experiencias de Intercambio


Banner con la palabra Testimonios

ESPAÑA


Entrevista a la estudiante del Departamento de Ciencias Sociales: Maria Fernanda Ojeda Vega que estuvo de intercambio en España: Una aventura llena de estudios, viajes y anécdotas

http://tintadigitalpr.com/blog/9705-2/

Entrevista a la estudiante del Departamento de Comunicación Tele-Radial: Jessenia Pastrana Rodríguez  que estuvo de intercambio en España: Memorias de un intercambio estudiantil inolvidable

http://tintadigitalpr.com/blog/10373-2/

ARGENTINA


Entrevista a la estudiante del Departamento de Comunicación Tele-Radial: Jenilee Morales Tavarez que estuvo de intercambio en Argentina: Boricua en suelo argentino

http://tintadigitalpr.com/blog/boricua-en-suelo-argentino/

 

ESPAÑA

Banner con la palabra Experiencias

Gabriel Pérez Ríos
Departamento de Biología

Universidad Autónoma de Madrid

La mejor aventura

Registrarse, informarse, buscar clases, aplicar a becas, volverse loco y tener todo listo. Este es el simple comienzo de una gran decisión, de la mejor aventura que puedes iniciar. Afrontas el frío lejos de casa, aún sin un techo donde comenzar, pero ahí es que comienzas a crecer, comienzas a actuar. Desde descifrar el metro, hasta descifrar la cuidad, las calles, tiendas, laberintos y esas noches sin igual. Cuando ya todo está en su debido sitio, comienzas a buscarte, a desenvolverte y sentirte en esta gran cuidad. Viajes, nuevos amigos, descubrir lo que no sabes, adquirir experiencias, idiomas distintos. Cada día que pasa te gusta más, te sigue encantando, lo sientes más y más. Enciendes cultura y es inevitable el sentimiento de querer más.  Cuando todo está en su mejor momento, cuando conoces a casi todos los erasmus en Madrid ahí sientes que ya todo está acabando, y si, quieres más. Te das prisa para sentir que lo hiciste todo, pero siempre quedará algo olvidado. Los días pasaron, tú fuiste creciendo, te encanto Madrid, la llenaste de sueños. La llamaste hogar, la sentiste tuya, te encanto Madrid la amaste sin duda. Al final todo se hace tan chiquito, tan conocido que cabe en el corazón y no dudas en allí ponerlo. Porque hay sueños que llenaste, “bucketlist” que tachaste. Te has convertido en todo un chaval lleno de experiencias, de viaje, de cultura y dialectos ajenos a tu idioma, pero que ya amas por igual. Ya no crees que sirven las fronteras creadas, que ahí están pero en tus ojos son invisibles. Creces, créeme, "naces otra vez" o por lo menos se mejora tu ser. No, ya no serás nunca más ese que se fue de su patria diciendo que la amaba, ahora vives más orgulloso de ella, de tu cultura que impusiste y de las que te llenaste. Eres ese que escribió en sí mismo  nuevas palabras, ideas y formas de vida, que junto a tu mente expandida, siempre querrá más. Solo digo ya que quizás estás con dudas de irte, lo único que tienes que hacer para cambiarte a ti mismo, es llenar papeles con tu propio nombre. Si crees que eres muy pobre para irte, creerás que eres muy rico para volver.

Estudiante Gabriel Pérez Ríos posando al lado de un camello Estudiante Gabriel Pérez Ríos montado en kayak

   
Banner con la palabra Experiencias

Frances V. M. Ramos Grau
Departamento de Educación

Universidad Complutense de Madrid

Un 1ro de enero del 2015 tomé sola un vuelo hacia lo que sería un sueño del cual nunca hubiese querido despertar. No sabía lo que sucedería pero, si de algo estaba segura, era que quería hacerlo. Un 2 de enero de 2015 Madrid me recibió y me acogió por los primeros 7 meses de aquel año. Iba con un solo objetivo: ¡ESTUDIAR EN EUROPA! pero todo cambio. Comencé por adquirir un nuevo español (castellano) pues el español “boricua” es un tanto distinto, luego a leer mapas, a familiarizarme con las direcciones y después de varias perdidas en autobús, metro y a pie, finalmente aprendí los nombres de las calles, de mi nuevo hogar. Mientras los días pasaban comencé a conocerme a mí misma y descubría cada día algo nuevo de mí. Luego comenzaron las clases y como futura maestra de Educación Elemental, adquirí nuevos métodos de enseñanza-aprendizaje tanto dentro, como fuera de un salón de clases. Tuve la oportunidad de conocer a personas increíbles de varias partes del mundo y a los que estoy orgullosa de poder llamar AMIGOS. Con ellos intercambié costumbres y tradiciones muy distintas a las mías; viajé a sus ciudades y conocí muchas maravillas que no se pueden dejar pasar en la vida. Finalmente comprendí que la mejor educación que podemos darnos es conocernos a nosotros mismos y explorar el mundo en el que vivimos, además de la interacción que tenemos con las personas que conocemos en cada aventura.

Grupo de jóvenes posando frente a un edificio parecido a un castillo Grupo de jóvenes posando con la badera de Puerto Rico en fondo

   
Banner con la palabra Experiencias

Israel Alejandro Serrano López
Departamento de Enfermería

Universidad Complutense de Madrid, España, enero 2016

“La vida Erasmus, la MEJOR”

Erasmus, así te llamarán y lo llevarás con orgullo. Es uno de los pocos sobrenombres que más de una persona te dirá en tu intercambio y que se lleva sin molestia. Define lo que serás en esos 6 meses: serás ese estudiante de otra cultura buscando conquistar Europa desde que te bajas del avión, aun sin apenas saber dónde vivirás o que vas a hacer durante los próximos meses. Pero ahí está el crecimiento y el placer de ser Erasmus, conocer, vivir, experimentar, aventurar en un sinfín de viajes, culturas y experiencias que solo podrás entender si las vives. Las palabras no dan para describir un intercambio y lo que Madrid en mi caso hizo por mí, por eso no escribo más y te invito a que lo vivas, a que te atrevas y seas tú quien este invitando a otro en un futuro.

Grupo de jóvenes posando con la bandera de Puerto Rico y la bandera de Morocco

   
Banner con la palabra Experiencias

María Fernanda Ojeda Vega
Departamento de Ciencias Sociales

Universidad Complutense de Madrid, España, enero 2016

A ti Europa, que me dejaste flipando colores

Después de un mes de regreso a mi isla, todavía me preguntan que cómo me fue y si me gustó la experiencia de intercambio. Pero ¿cómo puedo resumir seis meses en tan sólo unas palabras? Haber sido una estudiante de intercambio ha cambiado toda mi forma de ser y de pensar, de la María Fernanda que era antes, a la que está escribiendo éste párrafo. Cumplir uno de mis sueños me ha llevado a pensar que nada es imposible. En el ámbito educativo, se me hizo fuerte poder estar al mismo nivel que los demás ya que es un sistema de enseñanza diferente, pero eso no me detuvo ni por un segundo y le eché muchas ganas! Ahora sé que en un futuro quiero continuar mis estudios graduados en Europa. Por otro lado crecí en lo personal y en lo profesional. En un futuro lo más que deseo es tener mi pasaporte lleno de sellos y mi cámara llena de recuerdos infinitos. A ti Madrid, gracias por ser mi segundo hogar.

María Fernanda posando con varios camellos

   
Banner con la palabra Experiencias

Yadiary Malugin Green
Departamento de Ciencias Sociales

Universidad Complutense de Madrid, España, enero 2016

Qué mejor que empezar con esta frase: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan leen tan sólo una página". Yo decidí viajar, leer el libro completo. No es fácil expresar lo valioso que puede llegar a ser un intercambio. En un comienzo, todo era incertidumbre, no sabía lo que significaba verdaderamente un intercambio. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos ya estaba montada en un avión, enfrentando un miedo y sabiendo que me iba a encontrar con nuevas adversidades, distintas perspectivas y prejuicios ya que iba a vivir en una cultura totalmente distinta a la mía. El intercambio es una aventura para conocerse a sí mismo, donde te enfrentas a nuevos caminos y circunstancias todos los días; es una aventura llena de vivencias que recordarás toda una vida. En el ámbito del conocimiento, te expones a una nueva Universidad con otro tipo de aprendizaje al que no estás acostumbrado, conviviendo con compañeros de clases que terminan siendo tus amigos ¡es una experiencia única! Un intercambio es apostar a lo nuevo, aceptando lo enriquecedor que será para ti. Es la oportunidad esperada para descubrir ese mundo que esta frente a ti en cada momento que pasas allá. Para culminar puedo decir que tengo mi pasaporte lleno de historias, mucho mejores que cualquiera que haya leído porque son mías, porque las he creado yo, porque son experiencias, momentos que se vuelven memorias, son mis alegrías en forma de sello que llevaré conmigo toda mi vida.

Yadiary posando frente a la Torres de Eiffel Yadiary posando frente al Coliseo Romano

   
Banner con la palabra Experiencias

Krystal N. Trossi Cotto
Departamento de Administración de Empresas

Universidad Complutense de Madrid, España, enero 2016

Intercambio Estudiantil: Experiencia de Vida

La experiencia de estar en intercambio ha cambiado sin duda alguna, la manera en que percibo al mundo pero sobre todo, me ha hecho crecer de manera profesional y personal. Durante mi semestre en la Universidad Complutense de Madrid, asistí a una clase llamada Turismo, Sostenibilidad y Medio Ambiental, la cual reorientó mis futuras metas profesionales. Las aulas de clase no fueron mi única fuente de educación durante esta experiencia, viajar fue mi mejor profesor. Y así descubrí que la mejor manera de aprender sobre arte es visitando museos como el Louvre en Paris, el Prado en Madrid, el Guggenheim en Bilbao o el Museo de Van Gogh en Holanda. La realidad es, que ver obras de grandes artistas como Salvador Dalí, Picasso, Goya, Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci a pocos metros de ti, es asombroso. Asimismo, la historia se vuelve real cuando la revives visitando Campos de Concentración en Alemania o la casa en que vivió Ana Frank en la ciudad de Ámsterdam. Más que una travesía este intercambio estudiantil fue una meta que con mucho esfuerzo logré alcanzar. Estudiar y vivir en España amplió mis conocimientos y objetivos profesionales futuros. Visitar países que nunca pensé en ir, me demostró que soy una persona determinada que va más allá de lo que se propone. Viajar por Europa con una mochila en la espalda me hizo entender que no se necesitan muchas pertenencias para ser feliz. No hay duda que una de las mejores decisiones de mi vida fue salir de mi rutina habitual e invertir mi capital en descubrir el mundo.

Krystal parada alfrente de un hermoso edificio Krustal montada en un camello

   
Banner con la palabra Experiencias

Maryse N. Rivera Ríos
Departamento de Ciencias Sociales

Universidad Complutense de Madrid, España, enero 2016

Viajar, vivir, estudiar y crecer

El haberme montado en un avión el 19 de enero de 2016 para realizar mi experiencia de intercambio fue la mejor decisión de mi vida estudiantil. Durante los meses que estuve en España, experimenté un crecimiento en muchos aspectos: intelectual, cultural y personal. En un principio, a nivel personal fue un poco difícil, pues eran muchas cosas las que estaba experimentando por primera vez, principalmente que nunca había estado lejos de casa, no me había hospedado en otro lugar. Para superarlo, y motivo por el que no llegué a experimentar el conocido ¨homesick¨, fue porque me apoderé de la palabra RESILIENCIA y decidí todos los días quedarme con lo mejor de todo lo que me pasara y lo que no fuera positivo utilizarlo a mi favor. Adicional a que mi madre y mis hermanas se encargaran de que no las extrañara. Aprendí entre otras cosas a hacer todo por mí, sin depender de los demás, disfrutar de mi propia compañía, conocerme mejor y disfrutar de cada experiencia como si fuera la única oportunidad de poder vivirla. Adquirí un enriquecimiento cultural gigantesco. Conocí personas del mundo entero: México, Chile, Japón, Estados Unidos, Venezuela, Argentina, Australia, Portugal, Italia, Grecia, Turquía, Francia y distintas partes de España. Con ellas intercambie desde palabras para aprender mutuamente, hasta compartir rituales propios de su cultura. Muchos de ellos han acordado en algún momento venir a visitar y ya hubo quien cumplió. Entre todos ellos hay amistades que podrían durar para toda la vida. Adicional a conocer lugares, personas y culturas, tuve contacto con todo un sistema educativo diferente. Por mi clase de Psicopatología pude aprender un poco sobre mi campo de estudio desde un ángulo distinto. que contrasta mucho con mis ideales y que utilizaré para mi provecho. Mis compañeros de clase españoles se convirtieron en mi familia. Hoy, que ya no los puedo abrazar, son lo más que extraño de mi intercambio, además de viajar. Sin duda alguna un intercambio es mucho mas que tomar clases en otra universidad. Es una experiencia que cambia tu vida para siempre de la manera más positiva que puedas imaginar. Viajar, vivir, estudiar y crecer son cuatro palabras con las que resumiría esta experiencia.

Maryse parada frente a un escultura de Don Quijote y Sancho Panza montados a caballo Grupo de jóvenes montados en camello
   
Banner con la palabra Experiencias

Andrés J. Calvo Díaz
Departamento de Administración de Empresas

Universidad Complutense de Madrid, España, enero 2016

6 meses y mil historias

Todo comenzó con un sueño que pensaba que no se iba a dar. Pasaron los meses y en diciembre me di cuenta que ya era una realidad, que sólo me faltaban días para irme y ahí empezó el corre y corre. Los nervios, las sonrisas, las despedidas y por qué no, también los sentimientos ya que iba a dejar toda una vida acá por seis meses en Madrid y sobre todo por el miedo que me daba pensar en que iba a vivir solo. Llegó el 19 de enero y como quien dice, llegó el día de irnos. Mucha alegría, felicidad por enfrentar un reto en nuestras vidas y darnos está gran experiencia. 6 meses después, puedo decir que fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, que esto no es solo un viaje para estudiar en otro país, sino que es algo mucho más grande, es una manera de viajar, explorar rincones en el mundo, de conocer amistades, de conocerse a uno mismo, aprender sobre otras culturas. En resumidas cuentas, de conocer la vida. Se me dio la oportunidad ahora de poder decir que tengo tantos recuerdos y tantos momentos felices, que hasta a veces se me hace difícil contarlos. Solo fui con 3 mejores amigos a explorar un cantito del mundo y volví con una familia para toda la vida. Cada día era una experiencia nueva, cada viaje era una aventura, más conocimientos y más retos. Diría que no hay nada más bonito que viajar y conocer, darte cuenta de lo grande que es el mundo, las diferentes culturas y las historias de cada país. Principalmente las historias que poco a poco vas creando con tus amigos, todas esas fotos que nos tomábamos, todas esas perdidas que nos dimos, todos los disparates que decíamos cuando teníamos que hablar en inglés, todas las peleas que teníamos, puedo seguir mencionando tantas y tantas cosas que creo que nunca acabaría. Así como mencioné al principio, son demasiados recuerdos que fui creando, que ahora puedo hasta escribir un libro. Solamente quiero decir gracias y también quiero contarte que fui con una maleta llena de ropa, pero volví con una maleta llena de historias y momentos inolvidables.

Andrés posando con otros jóvenes frente al monumento Stonehenge Andrés posando frente a la Torre Eiffel
   
Banner con la palabra Experiencias

Jessenia E. Pastrana Rodríguez
Departamento de Comunicación Tele-Radial

Universidad Complutense de Madrid, España, agosto 2016

El Viaje

Viajar. Viajar siempre se ha visto como un motivo para vacacionar y salir de la rutina, algo que tenemos una vez al año y que no es hasta el verano o las navidades que podremos volver a hacerlo. Para mi se convirtió en mucho más que eso. Viajar se convirtió en un estilo de vida y de darme la oportunidad de conocer a otros que atraviesan el mismo proceso de cambio. Conocer otras culturas y ver diferentes calidades de vida, empezó a ser parte de mi diario vivir y no algo pasajero de dos semanas al año. El avión de los jueves el pan de cada día y el regreso los domingos la añoranza de que fuese jueves otra vez. Lo que antes resultaba solo un sueño, ahora estaba entre mis manos y yo era dueña de todas y cada una de mis aventuras. Al principio pensé que viajar sola no sería tan divertido y luego era la parte que más me gustaba. Vivir lejos de los míos, de mi hogar, de mi chihuahua me hizo valorar lo mucho que tengo en Puerto Rico; pero vivir en España me hizo entender que lo que tengo aquí es solo una parte de mi y que todo lo que construí por allá será en gran parte mi futuro. Gracias a este intercambio comprendí que las frases inspiracionales que veía en los medios no son para ayudarme a sobrellevar el día a día, sino para motivarme a tomar los retos y adentrarme en la más grande aventura que existe: CONOCERME.

Jessenia montada en camello Jessenia posando frente al Museo Louvre en  Paris, Francia
   
Banner con la palabra Experiencias

Esteban J. García Aponte
Departamento de Ciencias Sociales

Universidad Complutense de Madrid, España, enero 2016

Todo fue como un sueño… todo, todo, de principio a fin

Puedo decir que mi experiencia de intercambio fue una de las mejores cosas que me ha pasado, es algo único que sólo se dá una vez en la vida y se vuelve a vivir gracias a los recuerdos. Esta oportunidad me ayudó a seguir adelante en la vida tanto en lo personal, como en lo educativo y en lo cultural. Tantas y tantas historias que contar, que comienzo por la experiencia que tuve de independizarme y madurar, irme de mi casa por primera vez y que mejor que darme la oportunidad de ir a vivir y estudiar a Europa. No andaba solo, sino con mis 3 mejores amigos que se convirtieron en mis hermanos y junto con 8 personas más, que ahora también forman parte de mí, nos convertimos en una familia. A poco tiempo de conocernos ya nos queríamos como si nos conociéramos de toda la vida. De igual forma, mi experiencia universitaria fue excelente. Al principio se me hizo complicado entender las clases porque decían todos los sinónimos de cualquier palabra que usábamos en Puerto Rico y no entendía, pero luego me fui acostumbrando y diría que me fue súper bien, es más, diría que ¡de maravilla!. Aprobé todas mis clases y aprendí mucho en cada una de ellas. En cuanto a lo cultural, aprovechamos al máximo la oportunidad de viajar por Europa: 12 países, 32 ciudades, algo que no mucha gente puede hacer en la vida y yo tuve la oportunidad. Además de muchos países, conocí mucha gente, extranjeros como boricuas, creando un círculo de amistades que poco a poco se fue agrandando. Nuevas amistades, nuevos “jangueos”, nuevos sitios donde ir, de eso se trata, no solo de estudiar sino de darte la oportunidad de descubrir nuevas cosas y de sacar ese lado de ti que no habías descubierto. Tengo que reconocer, que a pesar de mi felicidad diaria, extrañé mucho a mi familia, en especial a mi mamá, pero al hablar con ellos recodaba que gracias a mi familia yo estaba dándome la experiencia de mi vida. Para finalizar, le doy gracias a Dios por esta oportunidad y de que todo salió como se esperaba, a mi familia, a la UPRA y a la Dra. Alicia Peón Arceo por brindarme este privilegio. Erasmus OUT… Hasta pronto España!

Esteban posando frente al Coliseo Romano Esteban frente a La Fontana de Trevi en Roma
   
Banner con la palabra Experiencias

Giovanni Pérez Ríos
Departamento de Educación

Universidad Complutense de Madrid, España, enero 2016

La mejor decisión

Hace aproximadamente un año a mi hermano gemelo le surgió la idea de participar en el Programa de Intercambio Estudiantil e irse a estudiar a Madrid, España. Él me motivó a participar y nos aventuramos en esta travesía. Confieso que al principio me pareció una idea un poco loca por el factor económico, sería una gran inversión para nuestra madre, sin embargo al preguntarle, su respuesta fue: “los apoyo completamente, vámos a viajar el mundo”. Finalmente fuimos aceptados y nuestras clases fueron aprobadas por los respectivos directores de las facultades a las que pertenecemos y el 19 de enero salimos rumbo a Europa, a España, a Madrid. Emocionado pues siempre había soñado con visitar la madre patria - ver y concretar lo que por tantos años había estudiado y visto en textos literarios y películas. Durante nuestra estancia éramos reconocidos como extranjeros, pero pensaban que éramos canarios o andaluces, entonces les aclarábamos: “somos de Puerto Rico”, aunque ninguno supiera donde estamos ubicados en el mapa, así que nos encargamos de que lo aprendieran. Dos metas logré: tomar clases en el extranjero, conocer nuevos métodos de enseñanza y tomar clases con compañeros de otros países y viajar por Europa. Gracias a este intercambio pudimos conocer muchos países, estilos de vida diferentes, ampliar nuestros horizontes y madurar. De cinco continentes visitamos tres; de los países visitados pudimos nutrirnos de su cultura, bailar su música, aprender palabras de sus respectivos idiomas y tuvimos las mejores experiencias de nuestras vidas. Además de las experiencias culturales y académicas me hice de una gran familia, los lazos que se formaron con los otros compañeros, ahora son igual de fuertes que los que tengo con mi gemelo. Despedirnos de Madrid, de la familia que formamos, los amigos que hicimos y la vida que creamos y de todo lo que disfrutamos fue lo más difícil de este proceso. Ha sido muy difícil volver a adaptarme a la vida en Puerto Rico, pero la gratificación y la satisfacción de todo lo logrado y vivido en el intercambio ayudan en este proceso.

Caravana de Camellos Giovanni con un grupo de amigos posando frente a una ciudad
   
Banner con la palabra Experiencias

Deisimariely Maldonado González
Departamento de Comunicación Tele-Radial

Universidad Complutense de Madrid, España, enero 2016

Una experiencia increíble

Mi experiencia en el Programa de Intercambio Estudiantil ha sido increíble, desde la llegada a España hasta el momento en que nos despedimos de Madrid. He conocido a mucha gente de diferentes edades, nacionalidades, con objetivos de vida muy diversos e interesantes. Mi viaje de intercambio no sólo me sirvió para conocer diferentes culturas y personas de muchos países, sino también para darme cuenta que la diversidad del mundo, es mucho más grande de lo que imaginé. Quienes quieran ir de intercambio, no dejen pasar más el tiempo ni crean precipitadamente que es imposible lograrlo. Yo hice el intento y ahora ya estoy de regreso con esa maleta extra que va llena de aprendizaje, experiencias, recuerdos y vínculos que, sin duda, vale todos los esfuerzos.

Grupo de jóvenes posando frente de un edificio Deisimariely sentada en el piso al lado de un camello con la bandera de Puerto Rico
   
Banner con la palabra Experiencias

Jorge Miranda Vázquez
Departamento de Comunicación Tele-Radial

Universidad Complutense de Madrid, España, enero 2016

La decisión de ser estudiante de intercambio es una de las decisiones más enriquecedoras que se puede tomar. Es una experiencia que marca y cambia tu vida de una manera muy especial. Aprenderás nuevas culturas y a vivir de una manera independiente. En realidad aprendes a ver la vida desde otra perspectiva y a conocer muchas personas de diferentes culturas y clases sociales. Es una oportunidad para adquirir conocimientos y destrezas que tu país no te brinda y que posteriormente puedes aplicar en el campo laboral. Es una oportunidad única y exclusiva que te hace competente ante los demás y lo mejor de todo es que todo el proceso lo disfrutas aún más, como si fuesen las vacaciones de verano.

Jorge posando frente a un edificio Tres jóvenes posando junto a un guardia
   
 

ARGENTINA

Banner con la palabra Experiencias

Jenilee Morales Tavarez
Departamento de Comunicación Tele-Radial

Universidad de Palermo Argentina, agosto 2016

En seis meses y un poco más la perspectiva de la vida cambió. La decisión de realizar un Intercambio Estudiantil en la Ciudad del Tango fue increíble, llena de retos y aventuras. Encontrarse a más de catorce horas de distancia en avión de tu casa y familia te obliga abrir el pensamiento a nuevas culturas, música y sabores. Pero te hace quererte a ti mismo y ver de lo que eres capaz. Te hace sentir orgullosa y orgulloso de tus raíces, costumbres y tradiciones. Conocer un país viviendo por un tiempo predeterminado hace que crezcas tanto personal como profesionalmente. Siempre estaré agradecida primeramente con mi familia por su apoyo incondicional, con el Programa de Intercambio Estudiantil de UPRA por ayudarme a hacer esta decisión realidad y sobre todo a la Argentina por medio año de aprendizaje.

Jenilee posando al lado de un letrero que dice: Ushuala fin del mundo Jenilee posando frente a la Universidad de Palermo